¿Qué es tuyo, y qué no lo es en internet?

Propiedad

Según la Wikipedia propiedad ”es el poder directo e inmediato sobre un objeto o bien, por la que se atribuye a su titular la capacidad de disponer del mismo, sin más limitaciones que las que imponga la ley. Es el derecho real que implica el ejercicio de las facultades jurídicas más amplias que el ordenamiento jurídico concede sobre un bien“.

Hace ya un tiempo, bastante tiempo de hecho (cuando hablamos de internet… cualquier corto período de tiempo, ya es “bastante”), que “la nube” es moda.

Es más, ya no es solo moda, si no que es la realidad que mueve internet… todos los servicios “2.0” (cómo llego a odiar ese término) están en la nube, tus comentarios de Facebook están en la nube, tus fotos (incluso las que borras ;-)) de Facebook, de tuenti, tus updates de Twitter, tus marcadores favoritos de Delicious, tus vídeos preferidos de Youtube. Todo.

Entonces… ¿qué te queda? ¿qué es realmente tuyo?

Anoche estaba leyendo sobre los “asesinatos” que día tras día salen en internet, entrecomillo asesinato y enseguida entenderéis porqué.

El email está muerto, google wave ha llegado

firma: un gurú.

El SEO ha muerto

firma: un iluminado.

Los blogs han muerto

firma: un super engine booster master del universo…

Como podéis imaginar: no, no han muerto, han sido asesinatos frustrados. Uno tras otro, y tras (y ante) ellos ha habido otros tantos crueles asesinatos…

Pero, ¿qué es lo que realmente ha muerto? La propiedad.

Si te paras a pensarlo, ¿cuántos blogs tienen los comentarios y “me gusta” de Facebook?, ¿cuánta gente ha ido dejando de lado su/s blog/s y pasa a comunicar todo únicamente por Twitter?, ¿cuántos guardan todos sus enlaces en Delicious?, ¿cuántos todas sus fotos en Flickr?, y todo esto… ¿de quién es?

Las políticas de privacidad y condiciones legales, han pasado a ser un “Yes to all” en nuestras vidas, o como mucho, un “Aceptar y seguir adelante”.

Pero realmente nos paramos a pensar ¿Qué, de todo esto, es realmente nuestro? ¿Sobre qué tenemos poder real?

Asusta. Asusta mucho.

Que sí, que puedes hacer copias de seguridad de todo, y no dudo que haya gente que sí lo haga, igual que tampoco dudo que haya gente que de verdad se lea todos los términos legales y de aceptación, y que sepan qué derechos tienen sobre todo ese material, pero no nos engañemos… son más bien pocos los que podrían estar en este grupo 😉

Y ya no solo es el de quién es, a quién pertenece, o los derechos que nos quedan sobre ello.

Mirad, por ejemplo Twitter. Twitter me encanta, no lo voy a negar, es sin duda mi red social preferida, en la que más aprendo, en la que más comparto y en la que me siento realmente a gusto, pero, ¿no os llega a asustar el tiempo de vida que tienen las cosas allí? Lo rápido que muere un estado, una idea, una discusión, argumentación… Por otra parte, es en gran parte lógico, ya que puedes llegar a actualizar e interactuar muchísimas veces al día y lo nuevo va tapando lo antiguo, pero no de ja de ser llamativo.

Bueno, siempre nos quedará nuestro blog, ¿no? Los comentarios del mismo, los posts… es hasta nostálgico, parece que tener un blog está tan al alcance de la mano de uno que ya pierde hasta el sentido, y en muchos casos es hasta retro.

En fin, no me lo tengáis en cuenta, reflexiones de madrugada entre pomodoro ypomodoro

Comparte… ¡o no!
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *