Mismo perro, distintos collares: El emprendedor

Hacía ya tiempo que quería escribir sobre esto, pero precisamente eso, tiempo, es lo que me falta últimamente…

Lo que pasa es que ahora mismo hay un cacao interesante con alguna terminología empresarial, o más bien, diferentes definiciones para lo que acaba siendo lo mismo, o parecido.

Vamos pues, a enumerar y valorar cada una de ellas:

Autónomo: Desde la wikipediaTrabajador autónomo o Trabajador independiente o empresario individual, es la persona física que realiza de forma habitual, personal y directa, una actividad económica a título lucrativo, sin sujeción a contrato de trabajo, y aunque eventualmente utilice el servicio remunerado de otras personas.

Freelance: Desde la wikipediaSe denomina trabajador freelance o freelancer (o trabajador autónomo, cuentapropia e independiente) a la persona cuya actividad consiste en realizar trabajos propios de su ocupación, oficio o profesión, de forma autónoma, para terceros que requieren sus servicios para tareas determinadas, que generalmente le abonan su retribución no en función del tiempo empleado sino del resultado obtenido, sin que las dos partes contraigan obligación de continuar la relación laboral más allá del encargo realizado.

Empresario: Desde la wikipediaEl empresario es aquella persona que, de forma individual o colectiva, fija los objetivos y toma las decisiones estratégicas acerca de las metas, los medios, la administración y el control de las empresas y asume la responsabilidad tanto comercial como legal frente a terceros. El empresario es la persona física, o jurídica, que con capacidad legal y de un modo profesional combina capital y trabajo con el objetivo de producir bienes y/o servicios para ofertarlos en el mercado a fin de obtener beneficios.

Emprendedor: Desde la wikipediaUn emprendedor es una persona que enfrenta, con resolución, acciones difíciles. Específicamente en el campo de la economía, negocios o finanzas, es aquel individuo que está dispuesto a asumir un riesgo económico o de otra índole. Desde este punto de vista, el término se refiere a quien identifica una oportunidad de negocio y organiza los recursos necesarios para ponerla en marcha. Es habitual emplear este término para designar a una «persona que crea una empresa» o a alguien quien empieza un proyecto por su propia iniciativa. Se ha sugerido que el “ser emprendedor” es una de las cualidades esenciales de un empresario, junto con la innovación y la capacidad de organización y gestión.

Cuidado, esto puede herir sensibilidades:

Lo que la gente piensa

Autónomo: El fontanero o electricista del barrio, además, enseñando la hucha.

Freelance: Diseñador, Arquitecto, Abogado, Programador, o profesiones “guais” (o que se ven desde fuera como “guais”, ojito…).

Empresario: Cincuentón que defrauda a hacienda todo lo que puede y tiene contratados por una miseria y puteados a sus empleados.

Emprendedor: Treintañero de éxito y geek, con una idea super revolucionaria.

 

La realidad

Autónomo: Se gana la vida como puede.

Freelance: Se gana la vida como puede, pero tiene un mac y cuenta de twitter.

Empresario: Persona que tiene una empresa, normalmente gente a su cargo y muchas preocupaciones para que cobren una nómina cada mes.

Emprendedor: Treintañero que pide dinero continuamente para arrancar su proyecto, aunque lleve 5 años arrancado, eso sí, se llaman rondas de financiación (“pedir dinero” queda feo). Su proyecto es una idea como la de tantos otros, pero él le da su “valor añadido”, que tú no acabas de ver… pero él lo vende como si fuera la panacea.

 

¿Qué ha pasado en España con los términos “autónomo” y “empresario” que se le ha cogido esta tirria? Pues no lo sé muy bien, pero comentaré mi experiencia con esos términos:

Si digo, soy autónomo, me miran en plan: qué pringao, curra 24 horas, mal pagadas, no tiene empleados…

Si digo, soy freelance, me miran en plan: qué bien vive, este debe estar todo el día entwitter y delante del ordenador leyendo el marca, y encima debe cobrar una pasta a sus clientes…

Si digo, soy empresario, me miran en plan: ¡anda! ¡mira tú! ¿qué tal el golf? Este debe tener a los empleados explotados y el tío de parranda todo el día, putos empresarios…

Si digo, soy emprendedor, me miran en plan: qué crack, ya debe tener una gran idea (sarcasmo) y busca dinero para refinanciar eternamente, humo…

Y podéis pensar, “joder, qué visión más negativa de España”… y yo responderé, “sí, pero me baso en la experiencia propia, no es una visión lejana del tema”.

En resumidas cuentas, tanto monta, monta tanto… pero entre que la gente tiene una visión muy distorsionada de la realidad, y que mucha gente se alberga en determinadas palabras o “poses” para aparentar más o que no piensen tan mal de él, todo pierde su sentido, y es una verdadera pena porque lo ideal sería llamar a las cosas por su nombre.